¿Mejoran los programas conductuales las actitudes y los resultados de los alumnos?

Las conductas disruptivas, de indisciplina o incluso de agresividad distorsionan el funcionamiento óptimo de las clases y comprometen las condiciones de enseñanza y aprendizaje del alumnado. Al mismo tiempo, se ha evidenciado que estos problemas de actitud, cuando perduran en el tiempo, perjudican el progreso educativo de los alumnos que los experimentan. Las respuestas que se han dado a este problema desde los centros educativos han sido variadas, desde el establecimiento de sistemas de faltas y expulsiones hasta enfoques preventivos o actividades de gestión emocional. ¿Qué sabemos de la efectividad de estas intervenciones? ¿Cuáles funcionan mejor? ¿En qué condiciones? ¿Y cómo podemos avanzar hacia programas conductuales más efectivos en Cataluña?

  • Páginas 29
  • Fecha 22/05/2018
  • ISBN 978-84-947888-6-4

Las conductas disruptivas, de indisciplina o incluso de agresividad distorsionan el funcionamiento óptimo de las clases y comprometen las condiciones de enseñanza y aprendizaje del alumnado. Al mismo tiempo, se ha evidenciado que estos problemas de actitud, cuando perduran en el tiempo, perjudican el progreso educativo de los alumnos que los experimentan. Las respuestas que se han dado a este problema desde los centros educativos han sido variadas, desde el establecimiento de sistemas de faltas y expulsiones hasta enfoques preventivos o actividades de gestión emocional. ¿Qué sabemos de la efectividad de estas intervenciones? ¿Cuáles funcionan mejor? ¿En qué condiciones? ¿Y cómo podemos avanzar hacia programas conductuales más efectivos en Cataluña?

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la información que se hace pública en nuestro sitio web y recoger información estadística. Si se continúa navegando, considere que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

Aceptar